Hugo Amblar Esteban, experiencia Ediciones Atlantis

 Hugo Amblar Esteban, su experiencia con Ediciones Atlantis

Para mí ha supuesto una gran satisfacción y algo muy importante ser finalista con mi novela “última estación” de los premios Atlantis. Ha sido algo completamente inesperado y que valoro muchísimo. Es un espaldarazo que me da mucha motivación para seguir adelante. Hace tres años que empecé a escribir, nunca me había planteado hacerlo ni me había preparado en mis estudios para ello. Simplemente he sido un gran lector, esa ha sido mi única preparación, mi única escuela. Empecé a escribir de forma casual. Y tres años después haber conseguido esto, me quita un poco las dudas que tenía, es para mí la confirmación de que no debo hacerlo tan mal. En este tiempo he publicado cinco novelas, dos de ellas con ediciones Atlantis. Y no puedo más que estar inmensamente agradecido.

Hugo Amblar Esteban

Hugo Amblar Esteban

Alejandro Ruiz Lara, su experiencia Ediciones Atlantis

Alejandro Ruiz Lara, su experiencia Ediciones Atlantis

ALEJANDRO RUIZ LARA – GÉNESIS Y LAS CINCO ARCAS: FINALISTA PREMIOS ATLANTIS

En mi caso, responder a la pregunta de qué ha significado para mí la nominación a la VII EDICIÓN DE LOS PREMIOS ATLÁNTIS en la categoría de CIENCIA-FICCIÓN Y FANTASÍA se podría resumir a una sola palabra: Impresión. Aunque tal vez también podría sustituirla por asombro, sorpresa o, la más adecuada, ilusión. Como desde la editorial bien saben, mi aventura en el mundo novelístico comenzó hace poco más de una año, ya que mi obra, Génesis y las cinco Arcas, fue publicada el 24 de Octubre del 2015 y para mí fue algo totalmente inesperado ser nombrado finalista para este galardón.

Aunque hace poco menos de año y medio aún ni me había planteado llevar mi creatividad al ámbito de la literatura, desde que Atlantis accedió a la publicación de mi novela, la afición acerca de la escritura tuvo que derivar en algo mucho más complejo y trabajoso: Un profundo trabajo de publicidad, continuas presentaciones y trabajo desenfrenado solo movido por la confianza en mi obra y por el apoyo de quienes confiaron en mí en primer lugar. Ha sido un año ilusionante en lo que ha conllevado defender este proyecto pero en ocasiones solitario e incluso exasperante.

Por lo que, después de idas y venidas, charlas y entrevistas, abrir el correo electrónico que, tras un año de duro trabajo paralelo a mi ocupación principal, me desvelaba el reconocimiento por parte de la editorial de mi obra como una de las 4 mejores en mi categoría fue un enorme soplo de aire fresco que me dejó sin aliento. No me lo esperaba en absoluto. A decir verdad, ni tuve conocimiento de que aspiraba a ser nombrado finalista. Simplemente era algo que no me planteaba. Con lo que puedo decir que quienes más experiencia tienen en el mundo literario y que trabajan en mi novela me hayan considerado digno de tal honor me hace muy afortunado.

En el acto final, no fui nombrado ganador pero en absoluto me importó, desde el momento en que vi mi rango de finalista el resto dejó de importarme y, aunque pueda parecer tópico, es la realidad: Me siento ganador de estos premios Atlantis y estoy muy agradecido por la oportunidad que se me brindó hace un año y que aún se me sigue brindando.

Como punto final y algo que no podía dejar de decir, mi mayor felicitación a la obra ganadora en esta categoría: “Antes de que el sol se ponga” y por mi parte solo puedo decir que sigo y seguiré trabajando porque mis nuevos proyectos puedan seguir creciendo aún más.

51xcwwdqyzl-_sx360_bo1204203200_

Pablo García Barberá, su experiencia con Ediciones Atlantis

Pablo García Barberá, su experiencia con Ediciones Atlantis

 Hace ya unos días de la celebración de la VII Edición de los premios Atlantis “La Isla de las Letras”, y aún me perduran los dulces sabores de la experiencia, sabores que poco a poco van licuándose en unos recuerdos que pienso atesorar toda la vida. Y es que en mis treinta y dos años de vida, he viajado a Madrid en tan solo dos ocasiones, y ambas por “culpa” de Ediciones Atlantis. Esa editorial empeñada en ser la voz de los autores noveles. Sí, la misma que lleva haciéndome sentir un escritor desde el primer momento en que nos pusimos en contacto. Y así, los premios que celebra la editorial no hacen sino avalar su gran labor. 

Ha sido para mí un enorme orgullo estar entre los finalistas y un auténtico placer asistir a los premios, pues además de agradecer la nominación, he podido al fin conocer en persona a J. D. Álvarez, editor encargado de hacer realidad el sueño de muchos y culpable de que el enorme trabajo que esconden las páginas de un libro, puedan ver la luz. Por supuesto, a las que también tenía muchas, muchísimas ganas de conocer, era a las tres Marías. Tanto he hablado con ellas, que siento conocerlas desde hace mucho tiempo. 

La Flor de Nîsser, un bravo y un soñador y un servidor, no nos hicimos con el primer premio, sin embargo, los premios (porque han sido muchos) ya los traía puestos de casa: La primera novela escrita y la primera publicada, nominada a mejor novela en la categoría fantasía y ciencia ficción por la misma editorial y una esposa que me ha acompañado todo lo andado, y que por supuesto, no imagino el resto del camino sin ella a mi lado. Honestamente, no se debe pedir más. ¡Ojo! Debo decir que me hubiera gustado ser yo el que se comiese la guinda del pastel, como hizo Ernesto Goñi con su novela Antes de que el sol se apague, al que aprovecho para felicitar y dar mi más grata enhorabuena una vez más por el premio. 

En definitiva, fue una gran experiencia, muy enriquecedora y deseo de todo corazón que Ediciones Atlantis celebre muchas más ediciones de unos premios donde todos sentimos ser ganadores, y perdure en el tiempo siendo la voz de autores noveles que tanto se necesita. 

Gracias a todo el equipo editorial y enhorabuena a los ganadores. 

Nos vemos pronto. 

portada-jpg-la-flor-de-nisser_media

Francisco Sanz Navarro y su experiencia con Atlantis

Francisco Sanz Navarro y su experiencia con Atlantis

Carta abierta a Ediciones Atlantis:

Soy Francisco Sanz Navarro, autor de RAPPEL, novela editada por Ediciones Atlantis el 17 de junio de 2016 gracias a la selección particular que en su día hizo J. D. Álvarez (editor) y que solicitó mi manuscrito del cual hizo un exhaustivo estudio y reflexión llegando al convencimiento de que era una obra interesante y que debía ser publicada. Desde ese día, todo el personal de la editorial se volcó en conseguir una edición lo más correcta posible sin imponerme ni tipografía, ni portada, a lo que les estoy muy agradecido. También me pareció muy profesional la contribución de Mercedes del Castillo para acompañarme en la presentación del libro, sin embargo, y no es un reproche, la fecha, hora y lugar no pudo ser menos acertada pues un viernes a las seis de la tarde y en el mes de junio no podía funcionar ya que estaba todo el mundo o trabajando o de vacaciones o en las fiestas de despedida de los colegios. De hecho, recibí muchos mensajes disculpándose por no poder asistir. Espero que en el mes de octubre pueda subsanarlo con una nueva presentación, esta vez en la Biblioteca Municipal de Pozuelo de Alarcón, Madrid.

Así pues, quiero reiterar mi agradecimiento a J. D. Álvarez y a todo su equipo por haberme dado su confianza sin conocerme y sin exigirme más valor que mi propia obra y me gustaría corresponderles con un éxito de ventas que, aunque hoy por hoy no está en mis manos, haré todo lo posible porque lo esté. Las editoriales pequeñas trabajan en condiciones muy desfavorables respecto a las grandes y necesitan de nuestra colaboración para que no desaparezcan, ¿y que mejor colaboración que la de difundir la obra con todos nuestros medios que aunque parezcan escasos pueden ayudar bastante? Ellos han plantado la semilla, pero nosotros debemos regarla y abonarla para recoger la cosecha, y el que no sepa o no pueda hacerlo, se quedará sin el preciado fruto, pero no le echemos la culpa al editor, que ya ha hecho bastante con jugarse los cuartos… Todos sabemos lo costosa que resulta la publicidad y si le añadimos la distribución, entonces se disparan los precios y se pierde competitividad. No nos engañemos, las editoriales pequeñas no se enriquecen con nuestras publicaciones y tienen que ajustar muy bien sus presupuestos para poder mantener una mínima plantilla con la que dar un servicio digno al escritor. Yo hace tiempo que lo descubrí y por eso, cuando un editor me solicita el manuscrito, no tiro las campanas al vuelo pues sé el calvario que le sigue después de la edición.
Como pintor profesional (que también soy) y habiendo hecho muchas exposiciones en España y Portugal, sucede lo mismo con los galeristas. ¿Por qué han cerrado tantas galerías de arte? Porque hay muchos intermediarios alrededor de los pintores y sólo viven los muy consagrados con precios astronómicos; los demás, tienen que exponer en galerías de segunda, aunque los gastos que origina cada exposición encarecen tanto la obra, que no los puede asumir nadie. La triste realidad es que, aunque el pintor o escritor sean los más perjudicados, ninguno puede echar el cierre cuando le van mal las cosas, por eso hemos de colaborar con aquellos que nos dan una oportunidad…

francisco.sanz.navarro

Rappel

Esther Chinarro firma en Feria del Libro de Madrid 2016

Esther Chinarro firma en Feria del Libro de Madrid 2016

Ha publicado “Nombres de Mujer” en Ediciones Atlantis.

screenshot_2016-06-08-15-22-18-1

¡Llegó el día!…¡Es muy temprano!

Sentada en uno de los bancos de El Retiro, ni la gran sombra del magnánimo roble evita el calor interno y externo que invade mi cuerpo y alma, en idéntica medida, durante esta dulce espera.

Excesiva incertidumbre, enorme felicidad…

¡Ya!…¡Es la hora!…

No termino de creer que la tradicional visita a la gran Feria del Libro de Madrid, en la que curiosidad y sana envidia se apoderaban de mí al observar a los escritores que firmaban sus libros; es hoy el sueño, hecho realidad, de disfrutar como otros lectores, quizá también escritores, se acercan a hojear mi libro, mientras una incansable sonrisa parece haberse instalado de forma definitiva en mi rostro.

Estaré eternamente agradecida al equipo de Ediciones Atlantis por darme la oportunidad de sentirme escritora, por apostar por aquellos textos propios y ajenos que, sin su ayuda, permanecerían en la oscuridad.

Comencé a escribir cuentos y relatos en mi juventud. Nunca lo conté, jamás los mostré. Historias y recuerdos, reales o quizá ficticios, han invadido durante años mi imaginación e igual que llegaban, volaban al olvido de lo que no está escrito, de lo que no permite al presunto lector otorgar un veredicto.

Y en plena madurez, una visión clara, unos posibles e interesantes personajes y un impactante final se apoderaron de mí y, como poseída por la magia de la ficción, retomé mi abandonada pasión por la escritura. Fueron cuatro largos años de trabajo intermitente. Esta vez, el texto definitivo merecía salir a la luz con la que me iluminaban familia y amigos. Y fue su cálida, sincera y entrañable acogida lo que me animó a intentar publicar mi primera novela.

Aquí empezó una carrera con más tropiezos de los esperados, cuyo final todavía no está escrito…

Ninguna editorial, antes de Atlantis, llegó a leer mis textos. Era comprensible, una desconocida más engrosaba la montaña de los manuscritos pendientes de valorar. En meses no hubo ninguna respuesta, excepto alguna disculpa por la imposibilidad de leer mi novela. Pero ya había comenzado esta nueva historia, la mía, y la auto-publicación era una opción razonable.

A finales de 2014, “Lección mortal” estaba disponible en Amazon, la gran plataforma digital. Las positivas críticas y ánimos de los que la leyeron me animaron a continuar escribiendo y una entrevista en “Sólo Boadilla”, la revista de mi localidad, me permitió participar en la Feria del Libro de Boadilla del Monte en 2015. A principios de 2016, la segunda invitación para presentar mi obra en esta misma Feria me empujó a reunir los relatos que había ido escribiendo de forma pausada, sin ninguna intención concreta, y plantearme de nuevo la auto-publicación. La intención era evitar una nueva ausencia de respuesta por parte de las editoriales.

Pero una de las redes sociales que utilizo, con ese curioso algoritmo que descubre tus más ocultos intereses, me informó de lo que yo no sabía, y pude comprobar que Ediciones Atlantis, como ellos mismos se definen fielmente, es la voz de las nuevas promesas. En menos de dos semanas su editor, J., hizo un análisis exhaustivo de cada uno de los relatos que le había hecho llegar y se ofrecía a publicar un libro con todos ellos. Nacía “Nombres de mujer”, y el equipo de Atlantis organizaba en tiempo record una entrañable presentación en el mismísimo Barrio de las letras de Madrid, al tiempo que me proponía firmar mi libro en la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid.

Y, ¡aquí estoy!…

¡Disculpad!…tengo que dejaros… ¡parece que se acerca un lector!…

¡Quiere que le firme “Nombres de mujer”!…

Fuente: Eschipe

Esther Chinarro nos cuenta la emocionante sensación de firmar ejemplares en la Feria del Libro de Madrid año 2016.

Opiniones Atlantis: la fuerza de una buena crítica

Una buena crítica supone algo indispensable para cualquier autor y novela. También lo es para una editorial. Los escritores que han confiado en Ediciones Atlantis para publicar sus obras coinciden en la gran profesionalidad de esta empresa. Algunos de ellos experimentaron por primera vez el trabajo de la edición y otros ya son autores consagrados. En todos ellos es común la evaluación de Ediciones Atlantis como una editorial de primera magnitud. No importa el trabajo a desarrollar (desde artículos hasta noticias, presentaciones, antologías, obras literarias…) el resultado y las opiniones Atlantis son las mismas: se trata de una editorial altamente recomendable.

Algunas personas han calificado a esta editorial como “La voz de las nuevas promesas”, y no les falta razón. No son pocos los escritores amateur que comenzaron escribiendo ediciones Atlantis y hoy día algunos son reconocidos en el panorama nacional de la literatura. Por citar a alguien podríamos mencionar a la autora Francesca Valentincic, que ha manifestado públicamente su agradecimiento a la editorial por contribuir al afianzamiento de sus obras.

El escritor Antonio Castillo valora de una manera enormemente positiva a Ediciones Atlantis. Lo hace de manera honesta, sabiendo de la importancia y la fuerza de una buena crítica. “Para mí no hay otra. Conocí la empresa en el año 2004 o 2005, cuando andaba buscando editor para mi primera novela, y aunque probé con otras editoriales, para mi esta es la mejor de todas”, dice el autor. Comenta, además, el trato personalizado y la sensibilidad artística que reflejan todos los trabajadores de Ediciones Castillo. “Aparte de la amabilidad del editor, JD Alvárez, es de destacar el espíritu creativo de todo el equipo”, dice.

Las favorables opiniones Atlantis son repetidas. La editorial se define por su independencia, algo muy complicado en este sector, tan estructurado y jerárquico. La piedra filosofal de la empresa es la confianza en el talento de los escritores, de modo que si una obra es buena se aportarán todos los elementos necesarios para que llegue al público en las mejores condiciones de edición y distribución.

Ediciones Atlantis se encuentra en expansión y es gracias a las propias críticas de sus clientes. Así, ha logrado reunir un catálogo con más de mil títulos, entre novela y relato corto. “Publicar con Ediciones Atlantis ha sido una experiencia estupendántica”, comenta la escritora Saray Santiago Fernández, que comenzó de manera humilde en esta editorial y hoy ya ha alcanzado grandes cuotas en el sector de la literatura.

Editorial de escritores noveles: Descubre tu pasión.

Porque escribir es para que te lean, la editorial Ediciones Atlantis te lo pone fácil y te ayuda a publicar y ver tu sueño realizado. Somos la Editorial de escritores noveles, trabajamos para ayudarte a que descubras y extiendas tu pasión por la escritura y la literatura.

¿Estás cansado de no obtener ninguna respuesta a los correos y llamadas que envías a las editoriales grandes y corporativas? ¿Acaso crees que en este país no se reconoce el talento sino tan solo la imagen y lo comercial? ¿No sabes cómo publicar ni sabes cuáles son los pasos que se han de dar en el proceso de edición de un libro? ¿Has escrito una novela o un libro de relatos? ¿Te gustaría que te leyesen? ¿Piensas que escribir es compartir y que publicar es llegar a más gente y más lejos con tu pasión? En ese caso, ven con nosotros, escríbenos y te enseñaremos, te explicaremos, te leeremos, te apoyaremos, te acompañaremos y, si nos gusta tu obra, te publicaremos gratuitamente y haremos todo lo que esté en nuestras manos porque tu libro y tú lleguéis lejos y al máximo número de gente posible, porque cuando apostamos por un autor o un libro, ponemos toda nuestra pasión al servicio de la literatura.

En la página web creada por nuestros autores (cuyo enlace es el siguiente: www.escritoresatlantis.com) podrás encontrar testimonios de autores y lectores agradecidos por nuestra labor, así como mucha más información de nuestras publicaciones, de las obras que hemos sacado a la luz, las presentaciones que hacemos y celebramos por toda la geografía de nuestro país con ganas, ilusión y éxito, las ferias en las que participamos (y en las que, si quieres trabajar con nosotros, ¡también tú podrás participar!) y muchas otras cosas que podrás descubrir siguiendo el enlace por ti mismo.

No dudes en escribirnos, mandarnos una muestra de tu obra o el libro al completo. Estaremos encantados de ayudarte, leerte, aconsejarte y nos comprometemos a darte siempre una respuesta lo antes posible y sin compromiso.

Opiniones Atlantis: Los escritores hablan de nosotros.

opiniones atlantis A

¿Qué es Escritores Atlantis? ¿Quién o quiénes están detrás de esta página web? Pues nada más y nada menos que los autores que han publicado con la editorial Ediciones Atlantis. Opiniones Atlantis, en esta página web se pueden encontrar sus nombres y sus fotografías, seguidos de las portadas de sus obras y libros que han salido publicados por la editorial Ediciones Atlantis. También se pueden encontrar algunos primeros capítulos de esos mismos libros; críticas y buenas opiniones que muchos periodistas y otros escritores han dedicado a esas novelas o libros de investigación publicados por Ediciones Atlantis; así como las sinopsis de los libros de su catálogo, esbozos de algunos relatos, y una enumeración de todas las antologías que se han publicado en la misma editorial.

Los autores de la editorial Ediciones Atlantis dicen, antes que nada, como se puede comprobar en la página web Escritores Atlantis, que la editorial, por encima de cualquier otra cosa, es “de fiar”. La editorial, “la voz de las nuevas promesas”, acoge a todo tipo de escritores, ya sean de los que se dedican a escribir libros de literatura como novelas o libros de cuentos.

También dedican estos escritores de la editorial Ediciones Atlantis,  opiniones Atlantis, como las que siguen al buen hacer de su editor: “Desde aquel momento [cuando la autora vio publicado su primer libro] hasta hoy he cumplido muchos sueños…“, como firmar en la feria del libro de Madrid; o “Estoy muy contenta de formar parte de la editorial“; o aún más: “Para mi Atlantis es la puerta que me hizo reconocerme y con la que he repetido este año“.

El enlace para acceder a la página web Escritores Atlantis, página web que han montado los escritores de Atlantis sobre la editorial Ediciones Atlantis, para apoyarla con sus palabras, se puede encontrar a continuación: http://www.escritoresatlantis.com/

Recomendamos que el lector entre en la página web Escritores Atlantis y navegue libre por sus aguas, y que, libre de prejuicios, se pierda por entre las palabras que los escritores del catálogo literario de la editorial Ediciones Atlantis dedican a sus editores, con honestidad, sinceridad, cariño y energía. En este breve artículo hemos citado algunas de sus bonitas palabras y frases, pero lo más interesante es ir directamente a la fuente opiniones Atlantis para decidir por uno mismo qué hay de verdad en la labor editorial y en la relación de Ediciones Atlantis con sus escritores.

Ediciones Atlantis, algo más que una editorial

escritores atlantis B

¿Puede ser una editorial independiente en un mundo completamente estructurado y jerárquico? ¿Qué es ser una editorial independiente al fin y al cabo? ¿Se puede ser un escritor independiente? ¿Es aquel que escribe y publica ajeno al mercado, en las editoriales, llamadas por sí mismas o por la prensa, independientes? Difíciles preguntas con respuestas nada sencillas. Sin embargo, si nos fiamos de nuestro olfato, de la primera impresión, sí podríamos decir sin equivocarnos que Ediciones Atlantis es una editorial independiente. Solo hay que mirar su catálogo.

Publican novela y relato corto, contando con más de 1000 títulos en su catálogo. Por eso son independientes. Porque sus autores lo son, porque dicen que confían en ella, en la editorial. E incluso para demostrar esa confianza, sus autores, con sus peculiares prosas, han creado una web para apoyar a su editorial de confianza, en la que expresan sus opiniones y sus experiencias. Recomendamos que le echéis un ojo, lo mismo que hacemos con los libros de dicha editorial, para poder leer por uno mismo, sin prejuicios, quiénes son sus autores, cómo funciona la editorial y la calidad que tiene su catálogo literario. A la web Escritores Atlantis se puede acceder a ella a través del siguiente enlace: http://www.escritoresatlantis.com/

Ediciones Atlantis, no se sabe qué pasó con la Atlántida, fuera como fuera, lo cierto es que, aunque desaparecida, al menos nos dejó su leyenda: y esto fue así porque sin la literatura que habló sobre ella, la Atlantida verdaderamente hubiera desaparecido del todo. El tiempo, y su literatura, es decir, su catálogo, dirán.

Saray Santiago Fernández: “Publicar con Ediciones Atlantis ha sido una experiencia estupendástica”

Cuando empecé mi andadura como escritora, jamás llegué a imaginar todo lo que iba a conseguir. Nunca pensé que mi historia, que mi pequeño bebé, iba a salir de mi ordenador e iba a estar en las estanterías de las librerías. Sin embargo, y ante las insistencias de mis amigos y conocidos, decidí mandarlo a las editoriales con la firme creencia de que no me iban a contestar.

Cuál fue mi sorpresa al recibir ofertas positivas para publicarla. Las estudié, medité, me informé…. Ediciones Atlantis era una de ellas. Encontré cosas muy buenas de la editorial, pero también encontré cosas malas. ¿Cómo me decidí? Muy sencillo: En uno de esos blogs, vi una respuesta del editor. Clara, concisa y directa. Recuerdo que pensé, no debe ser todo tan malo cuando el propio editor da la cara, diciendo la verdad. Así que acepté su propuesta y no me arrepiento en absoluto. Fue mi mejor decisión.

Saray Santiago
Publicar con Ediciones Atlantis ha sido una experiencia estupendástica, como suelo decir yo. Su trato conmigo ha sido, y es, exquisito. Siempre atentos a lo que necesito. Dispuestos a ayudarme y a guiarme en todos mis proyectos. Cercanos, así es como los siento. Cualquier duda, cualquier cosa que necesito, ahí está mi editorial para ayudarme. Estoy muy contenta con el resultado y sobre todo, feliz de formar parte de esta gran familia.

Tanto es así, que repito, y publico mi nueva obra con ellos, a pesar de haber recibido ofertas de otras editoriales más grandes. Me siento valorada y escuchada, y eso, en este mundo tan difícil, es un tesoro.

Todos los que forman la editorial: el editor, coordinación editorial, prensa, administración…. Siempre están ahí para nosotros.

Siempre digo lo mismo, pero porque es cierto. Ediciones Atlantis es una gran editorial que cuida de sus escritores.

Hay que tener presente, algo que no todos comprenden, que al fin y al cabo son una empresa y como tal, los beneficios son muy importantes. Sin ellos, Jota y el resto del equipo no podrían hacer lo que hacen.

Pero no podemos publicar y pensar que nuestro libro se va a vender solo porque somos los mejores del mundo, nada más lejos de la verdad. Contar con el respaldo de una editorial como Ediciones Atlantis es muy importante, pero no podemos dejárselo todo a ellos y luego enfadarnos porque no se cumplen nuestras expectativas.

Esto es cosa de todos. Nadie va a venir a comprarte el libro si estás sentado en el sofá, por muy bueno que sea. Hay que moverse, darse a conocer… Todo lo que nosotros podamos hacer por nuestra obra es tan importante como lo que haga la editorial, y me consta que lo hacen. Pero somos muchos y sé que aunque a Jota le encantaría tener tiempo para todos nosotros, es imposible. Así que, nosotros tenemos que trabajar mano a mano con ellos, y de esta manera, conseguir lo que buscamos los escritores: ser leídos.

Un escritor que publica para hacerse rico, claramente se ha equivocado de profesión. Nuestra meta ha de ser llegar a los lectores, y con nuestro esfuerzo y Ediciones Atlantis, es posible.

La opinión de Ramón Valls Bausá: “Se puede contar con el editor y todo el equipo”

foto-Ramón-Valls-Bausá-225x300Con toda seguridad que mi opinión sobre Ediciones Atlantis va ligada a mi relación con José Domingo Álvarez —en adelante y como le gusta llamarse, J.—, que, como veréis, es algo así como una relación turbulenta en la que, agraciadamente, por mucho que discutamos apasionadamente, nos apreciamos y respetamos y, aún más, nos auxiliamos, ya veréis más adelante cómo.

En primer lugar debo confesar, mejor diré la verdad, informar, ya que es fácil constatarlo en la web de la editorial, que Ediciones Atlantis tiene publicadas seis de mis siete novelas que han pasado o que hay actualmente en el mercado. Aclaremos en este punto que, por los libros vendidos, que son escasos para mi gusto —supongo que a todos los autores les pasa lo mismo—, deben de conocerme no demasiados lectores. Lo que no me desanima, ni mucho menos, pero que sí es relevante para una editorial, ya que viven precisamente de vender libros. Lo que estoy diciendo no es que soy un mal negocio para una editorial, sino un negocio justo, dejémoslo ahí. Dicho esto quede claro que aunque sea el ejemplo de la mayoría de autores editados por Ediciones Atlantis y otros muchos miles editados por otras editoriales, no soy perfectamente desconocido, ya que hay quien se molesta en escribirme para ponerme a caldo y también, para felicitarme, lo que anima mi espíritu.
Pero volvamos a Jota y a mí. Se preguntarán por qué Jota me ha publicado seis novelas y me ha permitido participar en diversas antologías, soportando, en alguna ocasión, discusiones con un servidor que bien merecían me enviaran a paseo a recoger pepino o cocinar berenjenas, aunque quizás él deba aceptar que también existen ocasiones para lo recíproco, que seguro que una tortilla a la francesa sabe hacer. Pues bien, yo creo que lo primero que tenemos que considerar es que él es consciente de las neurosis de los autores por ser, él, autor también. Esa faceta hace que nos entienda aunque no le entendamos a él, ya que no somos editores y no acabamos de asimilar las razones por las que nuestras novelas no aparecen entre las más vendidas, echándole la culpa de nuestros males, siendo las razones obvias, al menos en mi caso. Ni soy mediático, ni me prodigo en lugares que me promocionen, ni tengo potencial económico para una campaña de márquetin, aunque estoy seguro de escribir bastante decentemente. Vamos, que soy una rata de laboratorio de las que gustan de esconderse para hacer aquello con lo que son felices, escribir para estar cada día en esa carrera constante, y que espero que nunca acabe, de alcanzar una buena prosa dentro de unos planteamientos entretenidos y reflexivos que atrapen a los lectores.

Sé de sobra que Jota, con todos sus defectos —no es perfecto, ni mucho menos—, tuvo atenciones hacia mí. Sé de sobras que hasta en su premio literario, del que fui tres veces finalista por méritos propios —quiero creer—, me manifestó su pena por no haberlo alcanzado. Sé de todos sus problemas humanos y sus inquietudes profesionales. Por último sé que dentro de sus posibilidades y contando con las broncas telefónicas o por e-mail que le he regalado, puedo contar con él.

Y ahí radica la gracia de Jota y, consecuentemente, de Ediciones Atlantis. Que se puede contar con él y todo el equipo. Quizás es por lo que desde el modesto programa de radio que emito desde la emisora local del pueblo que resido, suelo presentar preferentemente autores de Ediciones Atlantis.

Y es que, es justo reconocerlo, Jota me brindó la primera oportunidad de que una historia escrita por mí saliera de mi cajón y llegara a los lectores. Recuerdo aún aquella presentación en la desaparecida librería Catalonia de Barcelona, con un vinito y frutos secos. No lloré, pero poco me faltó. Solo por eso ya le debo casi todo, ya que lo más importante para quien quiere ser escritor es alcanzar ese mundo de la narrativa, en la que entré con mis defectos y virtudes, lo que se hace con la primera publicación y, con suerte, las sucesivas. Hasta cinco más con Jota y Ediciones Atlantis son suficientes razones para no solo estarle agradecido, sino algo más MAYÚSCULO que eso.

Eso sí. Os aseguro que, a pesar de mi agradecimiento, seguiré enviándole a pastar al prado ese en
muchas ocasiones mientras le doy un abrazo en el que fundimos nuestras almas.

Gracias, J., por ser quien me brindó esa primera oportunidad tan difícil de conseguir.

Opinión de Juan Tena sobre Ediciones Atlantis: “Un hallazgo inesperado”

My beautiful picture

Juan Tena

Supongo que todos los escritores comenzamos nuestra particular novela personal con el mismo o parecido párrafo: «Comencé a buscar una editorial que quisiera publicar…». Pasado el tiempo, largo por lo general, damos paso al segundo párrafo: «…lo sigo intentando, como el encontrar un agente literario, pero de momento nada: ni una cosa ni la otra…», Y así una vez y otra y otra. Después pensamos en la autoedición, pero inmediatamente surge una pregunta muy difícil de responder: ¿De qué modo, si acudo a la autoedición, puedo saber si mi obra tiene calidad o no. Si puede o no interesar a los lectores? Me dije que con la autoedición no, desde luego. Es necesario tener un referente, alguien dedicado profesionalismo al mundo del libro y a la literatura que puede enjuiciar tu obra e indicar, de acuerdo a su opinión experta, si ese manuscrito es o no bueno, y eso solo se logra cuando la obra es leída por un editor o un agente. Así pues en mi caso, como en muchos otros, supongo, seguí buscando y buscando. Eso sí, nunca hay que rendirse.
Recibí ofertas de coedición de algunas editoriales, pero aún así preferí seguir el camino clásico de buscar editorial y agente literario.

Hasta que conocí a Atlantis. Fue un autor de la editorial el que me habló de ella. y cómo él había publicado su novela. Uno de los días que tenía que acercarse a la editorial para hablar con el editor le acompañé, previamente y por si surgía la ocasión, me eche al bolsillo mi último manuscrito. Y así fue como conocí a Atlantis. Su editor se prestó a leer mi manuscrito, y yo agradecido quedé a la espera. Pensé en tres, cuatro meses para recibir respuesta, o en no volver a saber nada de mi modesta obra. Sin embargo no pasaron más de quince días cuando recibí una carta en la que Atlantis se mostraba interesada en mi obra. A dicha carta le acompañaba una valoración de la obra, la cual me llenó de satisfacción: «Alguien se había molestado en leer mi manuscrito con criterio literario-profesional». A partir de este momento todo fue rápido, la primera edición, la presentación y mi paso por la Feria del Libro de Madrid. Otra cosa distinta son las ventas. Eso es harina de otro costal. Algunos autores que me han antecedido en este blog ya lo han apuntado: se lee poco, la gente no lee, solo lee aquellos libros que van acompañados de enormes campañas de publicidad y promoción, que por lo general suele coincidir con obra que difícilmente podrían catalogarse de obras literarias de nivel. Esa es otra guerra que hay que abordar con igual paciencia y tesón como cuando se buscaba editor: las ventas De lo que sí he desistido ha sido de buscar agente literario. Ahora pienso que quizá en algún momento alguno me busque a mí, y si no, seguiremos cada uno nuestro camino.

Así pues, Atlantis ha sido para mí un verdadero hallazgo. No hace mucho, su editor decía y con razón, que pese al tamaño pequeño de la editorial, en su catálogo hay autores y obras que nada tienen que envidiar a otros autores con mayor renombre de editoriales más grandes. Es cierto, solo nos diferencia el número de ejemplares vendidos. Pero eso no nos debe desanimar, por cuanto todos conocemos a un buen número de autores que están fuera de las listas de libros más vendidos, pero tienen lectores incondicionales, son autores de culto, y ahí están permanentemente presentes y con las mismas editoriales que no renuncian a ellos. No venden miles y miles de golpe, pero venden muchos pocos, que es, tal vez, algo que preferimos aquellos autores que intentamos encuadrarnos en la Literatura con mayúsculas. Y en esta batalla, en contra muchas veces de lo mediocre, hay editoriales como Atlantis que intentan –en la medida de sus posibilidades– ayudar a autores noveles con enorme proyección literaria.

La forense Carmen Baena Salamanca: “Quien intenta destruir Ediciones Atlantis intenta destruirnos un poco a todos sus autores”

Nunca imaginé que escribiría un libro y menos que sería publicado. En un momento de mi vida en el que se me acumularon las cosas que contar, me lancé y, junto a mí, la Editorial Atlantis. La experiencia ha superado con creces todas mis expectativas y agradezco la oportunidad que la Editorial me brindó de hacer pública mi obra siendo, como la mayoría de los que publicamos en Atlantis, una autora novel y desconocida. Sé que en el complicado mundo de la literatura y la edición nunca hubiera tenido cabida de otro modo y por eso Ediciones Atlantis ha pasado a formar una pequeña parte de mi vida.

Entiendo que la críticaCarmen_Baena_ es sana siempre que sea constructiva y surja de hechos reales, contrastables y ajustados a la verdad. Algo diferente es el intento obsesivo de destrucción, quizás como una forma desacertada de disipar las propias frustraciones y fracasos, lanzando afirmaciones que bien pudieran surgir de la ideación delirante de una mente torturada antes que de la mera observación de la realidad.

Quien intenta destruir Ediciones Atlantis intenta destruirnos un poco a todos sus autores. Y digo todo esto porque Ediciones Atlantis ha pasado a formar una pequeña parte de mi vida, y me duele.

Esta es la opinión de Ruy Vega sobre Ediciones Atlantis

El autor de ‘El proyecto Dream’, Ruy Vega, ha querido compartir con nosotros su fantástica experiencia en la Feria del Libro de Madrid tras estar firmando ejemplares el pasado 13 de junio.

“La vida en ocasiones te depara sorpresas que aunque deseadas, no dejan de ser sorpresas aún cuando tienes la suerte de vivirlas.

Ruy VegaRecuerdo el primer día que comencé a escribir mi libro. Recuerdo pensar qué fecha era la idónea para comenzar la historia, y recuerdo como finalmente me decanté por un 24 de Marzo, día de mi cumpleaños (¿oportuno no?) Quién me diría a mí que, tiempo después, estaría en la Feria del Libro de Madrid firmando ejemplares de mi primera novela.

He tenido la sensación de que aún cuando ninguna editorial se decantase por publicar un libro mío, seguiría escribiendo toda la vida. Creo que a eso le llaman vocación, aunque yo prefiero llamarlo necesidad. Estoy seguro de que muchos de los que leen esto sienten lo mismo.
Por eso, encontrarte con alguien como Ediciones Atlantis es como encontrar un tesoro en el camino. No es fácil hoy en día apostar por escritores noveles, no es fácil arriesgarte en un mundo tan competitivo, y no es fácil dar la oportunidad a aquellos que vivimos de nuestras ilusiones, cuando la industria te pide resultados inmediatos. Y de esta apuesta, de estos sueños cumplidos, nacen grandes obras, maravillosos libros que sin el apoyo que Atlantis hace no sería posible llegar nunca a conocer, y hoy en día estarían guardados en la memoria de algún portátil, o en el cajón de algún escritorio.

Pero no sólo es la apuesta personal por ti, por tu obra, lo que hace a Atlantis diferente, especial y esencial, sino también brindarte la oportunidad de estar ahí, donde están algunos de los más grandes y de los más reconocidos, en la Feria del Libro de Madrid. Es como torear por primera vez y hacerlo en Las Ventas, o tocar con tu grupo por primera vez y hacerlo en el Calderón.

Y allí estuve yo, gracias a la oportunidad que me han brindado, gracias a que Atlantis me animó a hacerlo. Quién lo diría, como decía al principio, cuando comencé a escribir el libro, que tiempo después estaría allí, en una de las grandes ferias de este país, rodeado de aquellos a los que admiras por sus trabajos, y en tan agradable compañía, la de la gente que se desvive por que tu obra tenga toda la visibilidad que sea posible, la de aquellos que hacen que todo el tiempo que pasas sentado, firmando ejemplares, te sea más que agradable.
Es una sensación única estar allí cuando la gente se acerca, te pide que le firmes un ejemplar, te pregunta por tu experiencia, por otros trabajos tuyos, o sencillamente, cómo construiste la historia.

Gracias Atlantis, porque estar en la Feria del Libro nunca hubiera sido posible sin vosotros, porque yo fui allí cuando nunca lo hubiera imaginado, y porque gracias a ello, El Proyecto Dream ya ha volado por varios lugares de España, esperando hacer pasar ratos agradables a aquellos lectores que, entre tantos libros, se decantaron por Ruy Vega (@Ruy_vega)”

Opinión de Ediciones Atlantis por Rosa Sánchez de la Vega

Hace un año que conozco a Editorial Atlantis, había enviado mi manuscrito a varias editoriales a las que solo pedía una respuesta positiva o negativa pero una respuesta. Cuando recibí un correo de J, diciéndome que mi novela le había gustado y quería publicarla me sentí muy afortunada. Desde aquel momento hasta hoy he cumplido muchos sueños.. 

Como decía mandar tu novela a las editoriales y que no te den una respuesta es algo que suele ocurrir, la mayoría de las veces ni siquiera te confirman que la han recibido y otras sencillamente argumentan  que es tal el volumen de obras que no tienen tiempo suficiente como para leerlas y desde luego valorarlas. He tenido amigos que han recibido el manuscrito de vuelta sin ni siquiera haber abierto el sobre. En el caso de Editorial Atlantis en unos meses si la recibí. Y no solo un correo, si no también el argumento de mi obra y los comentarios al respecto.

Ver tu manuscrito en forma de libro es una sensación maravillosa. Cierto es que nos gustaría estar en las grandes librerías y llenar las estanterías de los libros más vendidos, cosa que no ocurre, no porque la calidad no sea la suficiente, como lectora he leído cosas infumables con muy buena publicidad.  Es importante saber que si quieres que te conozcan tienes que moverte y promocionarte, con el apoyo de la Editorial desde luego, pero el escritor es el primero y más interesado.

Otro sueño cumplido también gracias a Atlantis es el poder firmar en la Feria del libro de Madrid. Fue una jornada preciosa.

Con mi primera obra también he sido finalista a mejor novela urbana 2014. Gracias por apostar por mi.

Estoy muy contenta de formar parte de la editorial. Cualquier duda que he tenido siempre ha sido resuelta, con amabilidad. J. D tiene un equipo estupendo donde da gusto hablar con ellos y solventar cualquier problema siempre con una sonrisa.

 

El programa en Radio Inter en la sección literaria ‘Te damos la palabra”, de la que J.D Álvarez es colaborador, El blog de la Editorial, Twiter, Facebook, Youtube y otras redes sociales ayudan en la publicidad de nuestras publicaciones. Estoy segura que Atlantis crecerá y ocupará las primeras posiciones.

Gracias por tanto.

Rosa Sánchez de la Vega

Serás tú quien lo descubra.

 

Rosa Sánchez

Opinión de Ediciones Atlantis, por Javier Espinosa

Hay momentos en los que te preguntan cuándo empaste a escribir. No es difícil echar la vista atrás e imaginarte con ocho o nueve años inventando historias. Además eras un devorador de libros y querías imitar de alguna manera aquel don con el que escritores de nombres extranjeros te llevaban de la mano a sus mundos. Escribías y escribías llenando hojas de letras mecanografiadas y repletas de manchas de típex. Cuando acababas hacías tu propia encuadernación decorando tapas siempre azules y con títulos a rotulador que le daban un aspecto más profesional. Hoy en día aún tengo esas historias, que empezaron siendo de ciencia ficción, guardadas en carpetas y tiñéndose de amarillo a la espera de algo que no creo que llegue a no ser que las reescriba de nuevo. Pero soñabas. Soñabas con que algún día un editor llegase y te dijese que le interesaba tu obra. Que entre todos esos libros que decoraban El Corte Inglés puede que algún día se encontrase uno tuyo. Soñabas y seguías escribiendo. Un buen día tienes una experiencia con una editorial que te promete el oro y el moro y resulta que todo se queda en agua de borrajas. Y piensas que tu sueño se va a volver amarillo como esas hojas que duermen en un cajón. Pero hay algo más fuerte que la desilusión y es la esperanza. El saber que tienes algo que compartir y que de alguna manera alguien va a captar lo que siente tu alma. Y va y llega a tu vida Atlantis. Y digo que llega porque fue así. No la descubrí a través de anuncios en internet o correos infernales que te prometen el éxito. No. Me habló de ella alguien que había sentido su esencia, su luz. Me habló y me dijo que mandase un manuscrito. De primeras el nombre de Atlantis me llamaba porque en aquella lejana infancia había escrito sobre ese mundo sepultado por aguas saladas y furias desconocidas. No sabía la razón pero me llamaba el tener una de mis novelas con el sello de aquella magia. Cosas de la inocencia que te da el haber pasado los cuarenta. Así que mandé una de mis novelas más personales. Esa que hablaba de mí entre sueños ocultos. Envié “Dime Que No Estoy Dormido” sintiendo que todo se quedaría en un correo alabando tu obra pero con el fatídico “no vemos viable una edición en nuestro programa de publicaciones”. Y llegó el email deseado. Un email que decía que estaban interesados en editar mi novela. Cualquier escritor o escritora que haya recibido algo así compartirá conmigo el sentimiento de plenitud. Alguien confiaba en ti y, de alguna manera, había viajado a tu alma. ¡Querían publicar mi novela! Pero tienes miedo. Tienes miedo porque te han hablado de que muchas editoriales se aprovechan de escritores novatos. Que muchas editoriales no cuidan la obra y pasan por encima del escritor sin ningún tipo de pudor. Pero aquel email me transmitía mucho más. Me hacía sentir que era posible. Y lo fue. Porque Ediciones Atlantis me trató como si fuese el único escritor en el mundo. Me hizo y me hace sentir especial. Y esa es la forma de hacerte crecer día a día. Me sentí arropado. Me sentí apoyado. Era como si cogiesen en brazos a aquel niño que escribía sobre las manchas de típex y le dijesen que sus historias iban a llegar donde tuviesen que llegar. No sé… muchas veces te planteabas que igual editoriales más grandes llevarían tu libro al cielo pero que, probablemente, se olvidarían del escritor… Pero eso no ocurrió con Atlantis. Esa sensación de cercanía te hacía sentir bien. Te hacía sentir que tu obra era importante. Muy importante. Y vas y un día la ves en El Corte Inglés, en La Casa del Libro… está allí al alcance de las miradas, de las manos… Ha llegado lo que esperabas y es porque alguien ha confiado en ti diciéndote que no tienes que preocuparte por nada… 

Y un buen día te ves haciendo una presentación en Madrid. Te ves en la cuna de los escritores en Leganitos. Sientes que alguien como Emilio Porta repara en tu novela y habla de ella. Vuelves a ser niño. Te cuelgan las piernas en la silla y piensas en aquellas hojas que amarillean. Piensas que alguien ha confiado en ti, te ha cogido de la mano y ha hecho tu sueño realidad. Estás presentando tus hojas a un público que te mira con cariño y, extrañamente, admiración. Y sientes que Atlantis apuesta por aquellos desconocidos que viven para y por la escritura. Es verdad que yo me dedico exclusivamente a esto. Que soy de esos locos que pasan su día pegado a las teclas de un ordenador. Un ordenador cuyas teclas “a”, “s” y “d” han perdido su color, se han tatuado en tus dedos y piensas que es algún tipo de señal…  tampoco sabes cuál.

Y sólo siento agradecimiento. Agradecimiento por creer en mi, creer en nosotros. Agradecimiento por los momentos impagables, momentos en los que te sientes importante, en los que sientes que estás a la altura de los más grandes. Y eso sólo lo puede conseguir una editorial que cree en lo que publica, que cree en aquellos que sueñan para ella. Yo se la recomendaría a cualquiera que sienta que tiene algo que decir. A cualquiera que quiera que le miren directamente al alma. Para mi Atlantis es la puerta que me hizo reconocerme y con la que he repetido este año con “La Puerta de Peter Pan”. Por eso siempre estaré agradecido por ser magos y hadas de los sueños porque me gusta esa sensación  cuando les llamas por teléfono y las chicas más allá de la línea, te reciben con una sonrisa de esas que saben a verdad. A veces sientes que ya con eso te sientes pagado, que ellas creen también en ti… Ana, Bea, Maribel… y sobre todo J… que con su generosidad te lleva de la mano a ese mundo que tantas veces has escrito…

Mientras tanto sigo escribiendo. Sigo imaginando sabiendo que hay gente que vela por mi alma, por mis sueños… Gracias Ediciones Atlantis por ayudarme a volar…

 

foto blanco y negro

“El camino de un escritor”, Carlos Cue opina sobre Ediciones Atlantis

El periodista y escritor Carlos Cue muestra su experiencia como escritor que ha publicado con Ediciones Atlantis. Se estableció una relación de mutua confianza, tanto que ha nacido una fuerte amistad entre el personal de la editorial y tan insigne periodista. Así somos la familia de los “Atlantes”.

Luz del mas alla Portada_media

 

 

 

 

 

 

Disfruta de estas líneas para conocer cómo es de fiar Ediciones Atlantis:

Aunque como periodista se lleven 20 años escribiendo artículos en periódicos, textos para radio o guiones para TV, no puedes ser definido como escritor y eso lo sabemos muy bien los que después de un montón de años de profesión decidimos escribir un libro.

Son muchos los obstáculos que se encuentran desde el momento en que se concibe transcribir a unos folios un relato en forma literaria, hasta el instante en que tu proyecto se ve materializado en las estanterías de una librería.

Son decenas de miles los autores que cada año deciden escribir un libro, pero son muy pocos los que llegan a ver que su trabajo se convierte en algo tangible y que todos los esfuerzos que se han hecho han servido para algo. Sabemos lo complicado, trabajoso y el tiempo que se necesita para completar una novela, pero cuando pensamos que poner la palabra fin a tu historia termina con todos los problemas, no somos conscientes de que es a partir de ahí cuando realmente comienzan las más arduas dificultades.

Quizás el momento más difícil para un aspirante a escritor sea cuando ve su obra terminada y no sabe qué hacer con ella y sobre todo cuando se da cuenta de está perdido en un mundo muy complicado, ¿Dónde se tiene que dirigir?, ¿Qué pasos tiene que dar?

Es entonces cuando se descubre la gran importancia que tienen las editoriales, los distribuidores y las librerías, y que sin un trabajo colectivo y de colaboración mutua, todos los esfuerzos que has realizado hasta ese minuto no valen nada. Y no vale elegir al primero que te encuentres, porque estas dentro de un mundo muy sensible donde el cerebro y el corazón deben ir cogidos de la mano, además de necesitar una buena dosis de suerte.

Y ese fue mi caso cuando tuve el acierto y la fortuna de dirigirme a Ediciones Atlantis y donde desde el primer segundo me vi rodeado de auténticos profesionales que sabían muy bien cómo hacer su trabajo. Recuerdo mi primera entrevista sin límite de tiempo con el Editor José Domingo Álvarez, donde se me dieron cumplidas respuestas a cuantas preguntas hice y donde se aclararon todas las dudas que yo tenía.

Actualmente mi primera novela ”Una luz del más allá” ha sido publicada por Ediciones Atlantis y se encuentra en las principales librerías de España y todo el camino hasta llegar a esa meta, ha sido perfectamente diseñado y conducido por José Domingo Álvarez, que además de guiarme por este mundo tan complejo me ha brindado una profunda y valiosa amistad.

No quiero acabar sin decir que me siento orgulloso de que mi libro haya visto la luz bajo el anagrama de Ediciones Atlantis y que considero un privilegio el compartir este acontecimiento con escritores de la talla de Carmen Baena, José Cabrera, José Vaccaro Ruiz, Andrés Vázquez Mariscal, Antonio Castillo…

Foto 1_media

María Teresa Abedul cuenta su experiencia con Ediciones Atlantis

Al equipo que forma la Editorial Atlantis, les doy las gracias. Gracias porque de niños, les enseñaron a leer. Aprendieron a comprender, lo que las palabras y las frase, les querían decir. Se hicieron adultos, que gracias a la compresión escrita desarrollada desde su infancia. Les hizo amar a los libros, e incluso, se despertó en ellos un interés por las personas que escribían esas historias.

Un día, un grupo de intelectuales, deciden unir sus fuerzas y sus ilusiones, de las que crean Ediciones Atlantis.

En muy opinión, fue una apuesta muy valiente, cuando empiezan su andadura editorial, no nos encontramos con una buena salud económica. Pero Atlantis, desea cumplir su sueño, dar voz a personas que escriben. Personas que necesitamos expresar nuestros sentimientos por medio de la palabra. Pero, queremos contar lo poco o mucho de nuestro conocimiento, compartir lo escrito con personas que no nos conocen, ni tan siquiera saben que existimos.

Escribir, es fácil, incluso de pequeños hemos llevado diarios, donde recogíamos lo vivido día a día, !Ah! Pero no queríamos que nadie supiera de su existencia, era nuestro mayor secreto.

Ahora de mayores,ocurre todo lo contrario, nos gustaría, que nos leyesen cuántas más personas mejor. Pero es en ese momento, cuando nos encontramos con el problema !seguimos siendo desconocidos!

La editorial Atlantis, en mi caso fueron los magos, que hicieron realidad mi sueño. Aun me emociono al recordar el día, en el que al abrir el buzón de la correspondencia. Un sobre de la Editorial Atlantis, llevaba mi nombre. En el jardín la abrí, la ilusión o desilusión que me traía aquel sobre, no podía esperar a entrar en casa. Mi comprensión lectora es buena, pero os aseguro que tuve que leer la carta tres veces, no podía dar crédito. Mi aprendiz de libro, pasaba de manuscrito a libro, con portada y contra portada. Incluso en los anaqueles de la Biblioteca Nacional de Madrid, iba a estar un ejemplar.

Cuando recibí puntualmente la caja con “mis” libros, la abrí de inmediato, cogí un libro, estaba tan emocionada, la portada era preciosa, el olor a tinta, el rugir de las páginas. La presentación del aprendiz de libro, se realizaba en dos días. Recordé una frase que habréis escuchado muchas veces“ten cuidado con lo que deseas, que las ilusiones se pueden llegar a cumplir”. Y ese era mi caso, gracias a Guttemberg que inventó la imprenta y sobre todo al equipo de la Editorial Atlantis que me dio la oportunidad de publicar mi manuscrito.

No solo dedicaron su tiempo a leerlo, sino que me enviaron un análisis crítico detallado del mismo. El equipo Atlantis, siempre esta dispuesto a escuchar, aunque tu idea sea surrealista, siempre dispuestos a trabajar, ayudar y colaborar,en lo que los aprendices con aspiraciones a escritores necesitemos.

Yo sólo puedo decir un gracias en letras capitales a Ediciones Atlantis, gracias por vuestro excelente trabajo, gracias por vuestro tesón, gracias por hacer posible que mis sentimientos expresados por palabras, se conviertan en un libro, libro que podrán comprar y disfrutar ,personas tan anónimas como yo.

Os ánimo a seguir, en esta dura batalla que es la cultura y la vida.

María Teresa Abedul

M.-Teresa-Abedul-178x150

Francesca Valentincic, su experiencia con Ediciones Atlantis

Francesca Valentincic, su experiencia con Ediciones Atlantis

La feria del libro de Madrid: una experiencia de sentimientos contrastados, entre poemas surgidos de la lava, fantasmas de otros tiempos y un camino infinito hacia el oeste.

Llegar al Parque del Retiro siempre me produce la sensación de haberme colado por error en una película norteamericana, aquellas en las que Central Park ejerce como protagonista y los demás actores no son que meros satélites que ruedan a su alrededor. Cada vez me sorprendo con el aire cosmopolita del lugar, aunque el sitio sea capaz de mantener, al mismo tiempo, la esencia madrileña de antaño. La medula de la ciudad, su alma, por una especie de milagro no se ve empañada por los centenares de “forasteros” que lo visitan y se pasean por sus caminos de grava. 

Al proceder de un pequeño trozo de tierra en medio del mar y viniendo desde el aeropuerto, nunca sé por qué entrada accedo al Parque pero, por suerte, siempre encuentro algún lugareño (aunque dicen que quedan pocos autóctonos tengo una facilidad increíble para encontrarlos: será porque tienen aquel aire culto sin saberlo, aquel hablar tan castizo, aquella amabilidad  que hace sentir a cualquiera en casa…o por qué todos los que viven allí son considerados automáticamente de Madrid y parecen serlo) que me indican la dirección a seguir. Esta vez el objetivo a alcanzar era nada menos que La Feria del Libro 2014, donde me habían invitado a firmar mi última novela “Cuando el día cambia de color”. Por  miedo a llegar tarde a un evento tan importante, me adelanté, pudiéndome permitir el lujo de pasear entre las casetas aún cerradas y desiertas (nada en aquel momento podía hacer presagiar la llegada de la marea humana que se produjo después) y dar cuenta de un gratificante desayuno sentada en un bar de otros tiempos, de los que llenan el alma y el estomago al mismo tiempo.

No quiero alargarme mucho y resumiré mi paso por la Feria del Libro como una mezcla de emoción, agradecimiento, miedo a lo desconocido, orgullo, sensación de no estar a la altura. Afortunadamente la parte negativa de las vibraciones y la inseguridad desapareció cuando, sentada en la Caseta nº 42, las chicas de la distribuidora que la gestionaban me recomendaron que respirara hondo y me dejara llevar, disfrutando del momento, de la posibilidad de vivir aquel acontecimiento que tan pocos pueden experimentar. Y efectivamente yo estaba allí y mi nombre sonaba en la megafonía al lado del de Almudena Grandes, Rosa Montero, Ibáñez y muchos otros.

“Además, unas casetas más allá, están los famosillos de la tele” me dijo una de las chicas”… “¿cómo competir con esto?”. Y entonces desaparecieron el miedo al ridículo, la preocupación por hacer quedar bien Ediciones Atlantis, el desamparo por no conocer absolutamente a nadie en la Capital del Reino (aprovecho para agradecer a los que acudieron a la llamada y se pararon delante de la caseta para comprar algunos ejemplares de la novela). A partir de aquel momento disfruté de aquel fluir impresionante e incansable de personas, que venían a participar durante unas horas de aquella fiesta cultural.

Pero hay unas cuantas cosas y personas que me gustaría que destacaran en este escrito como los  que realmente han hecho que valiera la pena el madrugón, el viaje, el estomago en un puño y mi presencia en la Feria del Libro de Madrid 2014. Dejando a un lado el respaldo de mi familia y el maravilloso Bocata de Calamares, que en Madrid sabe a gloria, he podido gozar de la presencia de personas y de la lectura de obras que de otra manera no hubiera conocido.  

Para darme la bienvenida e infundirme el coraje necesario para afrontar mi asistencia en aquel lugar, estaba Carlota Lama, escritora gallega que forma parte de aquel grupo de madrileños que lo son por vivencias y meritos propios. La conocía por su maravillosa novela “El encuentro de las aguas” pero, a diferencia de su río y su mar, nunca nos habíamos encontrado aunque por sus palabras impresas sabía, de antemano, que la nuestra podría ser una amistad para toda la vida. Mi instinto no me falló y delante de mí se desplegaron la cultura y la sabiduría de quien ha vivido una vida plena y llena de hechos interesantes, en lugares distintos, con personas diversas, saboreando y haciendo acopio de todas las emociones y las sensaciones, almacenándola para luego verterlas en sus libros o en sus interesantes conversaciones. Al día siguiente firmaría su última novela “Sin nada”, de la que tuve el privilegio de llevarme una copia dedicada y que devoré a mi vuelta a la Isla. Con su lectura emprendí un largo camino hacia el Oeste, hacia donde la tierra acaba y empieza lo desconocido. Y siguiendo los dos protagonistas, me paré a comer pan con queso, a descansar, a masajearme los pies doloridos, porque como ellos noté cada bache y cada piedra del camino. Al empezar la lectura nos convertimos, sin quererlo, en unos peregrinos y al llegar a Santiago, la Catedral nos asombra y nos deja sin aliento con su majestuosidad. Y todo el misticismo contenido en sus paredes, toda la sabiduría gallega que envuelve las palabras de la escritora, nos atraviesan casi por osmosis. Es de esta manera como lo que es un viaje iniciático para algunos y de retorno de toda una existencia para otros, se convierte en una lección de vida para cualquier lector. Porque Carlota es una escritora sabia que nos deja consejos sobre cómo afrontar los retos que nos depara nuestro andar por los meandros de la existencia a la par que nos transporta en los lugares donde deambulan sus personajes:

“El sol había llegado antes que ellos. Podía así ofrecerles sus últimos rayos del día…Iban sumergidos en mil matices de verde cuando de repente, allá, a lo lejos, un azul dorado e infinito invadió el valle.”

Gracias, Carlota Lama, por indicarnos el camino hacia el saber estar, el buen hacer y la amistad. Sigue regalándonos pasajes a otros lugares a través de tus palabras  y déjanos vivir experiencias que también podrían ser nuestras siguiendo, en tus páginas, la vida de los personajes que has hábilmente creado. Curiosamente, como Lucca y Diego, protagonistas de “Sin nada”, yo también tengo la costumbre de caminar hacia el oeste al atardecer y dejarme empapar, hasta que la oscuridad me obliga a regresar, por los últimos rayos de sol. Algún día espero llegar donde la tierra se funde con el mar, o el mar penetra en los campos, matizando de azules el verde de la hierba de tu Galicia. 

De un lugar mucho más lejano, de otra isla situada en un mar mucho más profundo y oscuro, de una tierra volcánica tan diferente a la caliza omnipresente en mi mundo, viene la otra persona cuya obra saboreé, página a página, sentada en una cafetería de antaño, a mi vuelta de Madrid. Conocí a su autor durante el tiempo que duró mi presencia en la Feria, pero me bastó para apreciar la cultura de profesor de literatura que manaba de sus palabras. Tengo que confesar que no estoy muy puesta en materia poética y que mi experiencia en este campo es muy reciente y se reduce a unas participaciones pasivas en unas magnificas e interesantes reuniones mallorquinas apodadas “El último Jueves” que, como su nombre indica se realizan el último jueves de cada mes y donde, después de presentar un autor concreto, los poetas asistentes al acto pueden acabar, en las dulces horas de la madrugada, declamando sus versos. José Antonio Luján es un escritor y poeta canario que me encantaría que pudiera participar en estas reuniones, por la calidad de sus versos, la profundidad de sus metáforas, la utilización culta de todos los recursos poéticos. Sus palabras se agarran a la tierra volcánica como la vid que se cultiva en su isla, parecen surgir de las mil cuevas formadas por los caprichos de la lava, entran en el alma y la cortan como el filo de las piedras  de magma que crean paisajes lunares. Su formación clásica emerge de entre los versos a través de Dioses del Olimpo, mitología griega mezclada con el viaje de Ulises, su cultura surge de las referencias al arte abstracto contemporáneo y a la filosofía platónica, la música clásica y los electrodomésticos modernos. Todo envuelto por los aromas y los paisajes de su tierra que, como el nombre de la obra bien indica “Salmodia Atlántica”, está bien anclada en medio del océano, surgida como Venus de las aguas. El libro es un aprendizaje para el alma y cuenta con la espectacular colaboración de veinte artistas plásticos locales, formados en la Escuela Luján Pérez, que han expresado en imágenes lo que José Antonio Luján ha plasmado en palabras. Por esto podemos zambullirnos en …la ruda retama blanca espuma recreando una estepa en el vacio…de “Creación” y verla en la pintura de Teo Mesa o observar el “Caos” de Orlando Hernández mientras leemos…el verbo troquelado tras el verso…y sumergirnos en el “Abstracto” de Yolanda Graziani mientras nos parece escuchar a Gustav Mahler de fondo. Una delicia para los sentidos. 

La tercera obra que marcó un antes y un después por lo que concierne a mi presencia en el Parque del Retiro en un día de junio, hacía tiempo que quería adquirirla y leerla. Publicada en marzo de 2011, “Fantasmas de Kensington” de J.D. Álvarez, había planeado sobre mis ganas de una buena lectura como un espectro salido de sus páginas. Después de varios intentos conseguí un ejemplar dedicado por el autor, que llegó directamente a mi casa por mensajero desde la Feria del Libro 2014, ya que no pude coincidir con el escritor/editor en el momento de su firma. Durante su lectura me encontré delante de una novela diferente, llena de aportaciones interesantes y citas que delatan un profundo estudio del tema a tratar. La cultura del autor permanece presente per subyacente en todo momento, como con temor a ser descubierta por el lector, al cual quiere hacer creer que se encuentra delante de un libro de fácil lectura. Porque el tema principal se rehace a la novela de James Matthew Barrie, creador del personaje al que la mayoría creemos parecernos un poco, Peter Pan. El mismo que nos provoca a la vez ternura y fastidio, nostalgia por lo que fue, esperanza por lo que todavía podría ser y, simplemente rechazo, cuando ya apostamos directamente  por el futuro y ya no queremos creer en nada. Dependiendo de las diferentes épocas de nuestra vida, sentimos emociones encontradas hacia el eterno niño que puede volar gracias a un polvillo mágico, sensaciones que se descomponen en múltiples variantes  según nuestro estado de ánimo, casi las mismas que han llevado a diferentes estudiosos del tema a abordarlo. Así lo hemos podido ver en varias versiones cinematográficas, desde dibujos animados a interpretaciones de actores famosos, en canciones de autores nacionales o extranjeros, en obras de teatro escolares y disfraces de fin de curso. Estudiado y escudriñado en todas sus perspectivas: desde el punto de vista del protagonista o de Wendy, de su proprio autor o del malo de la historia. Pero nunca desde el planteamiento que nos propone J.D. Álvarez, uno de los mayores expertos en materia: desde el del hombre que una vez fue el niño que dio nombre al eterno adolescente, Peter Llewelyn  Davies, muerto suicida cansado de que le preguntaran por el que suponían su alter ego. ¿Y si no hubiera muerto arrollado por aquel tren en la estación Londinense de Sloane Square, dejando atónitos a todos los que contaban con él y le creían inmortal?¿Y su hubiera muerto otro en su lugar pudiendo, por fin, desprenderse de su sombra y empezar una nueva vida? Dicen que no hay ningún plan perfecto y que los fantasmas de tu pasado siempre te encuentran: será por este motivo que podemos pasearnos con el protagonista de la novela de J.D. Álvarez por unos parajes escoceses que intentan alejarse del estereotipo que tenemos de “Neverland”, el país de nunca jamás, pero seguimos encontrándonos con el cocodrilo, el capitán Garfio, las Sirenas y nuestros peores temores. Y es que nadie nunca dijo que esconderse de uno mismo y del destino que nos pertenece, fuera fácil. J.D. Álvarez, tampoco nos lo promete pero, a cambio, nos deja pasar un rato en compañía de personajes que creemos conocer, llevados de la mano por una prosa impecable y envueltos en la atmosfera claustrofóbica de una novela repleta de espectros no muy al uso.

FOTO-FRANCESCA-VALENTINCIC

Francesca Valentincic 

Alberto Soler cuenta su experiencia con Ediciones Atlantis

Alberto Soler cuenta su experiencia con Ediciones Atlantis: “MI EXPERIENCIA CON ATLANTIS COMO AUTOR DE NARRATIVA”

 

Como escritor de narrativa, inicié mi relación con el mundo editorial a través de Ediciones Atlantis tras varios e infructuosos intentos con otras editoriales de renombre. Tras remitir el manuscrito de mi primera novela (El legado de un Titán), transcurrido un lapsus de tiempo relativamente corto, recibí la valoración positiva de su editor J.D. Álvarez a través de un estudio pormenorizado de la obra (sin duda la habían leído) así como un contrato al que, confieso, no presté demasiada atención y firmé tras una lectura superficial del mismo; tantas eran las ganas que tenía de ver publicada mi obra.

Como suelo hacer cuando inicio una actividad importante, tomé el camino más directo para aclarar cualquier tipo de duda y viajé a Aranjuez desde Valencia con la intención de conocer la editorial y mantener una conversación con el editor. Resultó ser un joven emprendedor enamorado de su trabajo quien, en el curso de una distendida charla, me confesó que sus dos amores eran su mujer y la editorial. Aunque no recuerdo en qué orden mencionó sus amores, un par de años después nació su hijo y no tengo duda de que hoy será el bebé será quien ocupara el primer lugar.

La posibilidad de hablar directamente con el editor, sin esos tediosos filtros que las empresas mastodónticas imponen, así como la filosofía de la editorial encaminada a ayudar a que los nuevos escritores puedan publicar, consiguieron que Atlantis me resultara entrañable conforme su editor me contagiaba una ilusión que alcanzó su punto más alto cuando tuve en mis manos el primer ejemplar de mi novela, un instante mágico que marca un antes y un después en la vida de cualquier escritor.

Tras El legado de un Titán he seguido publicando con Atlantis a través de una serie de relatos cortos con los que me he introducido en este género. Inicié esta singladura con El hilo de Sofía, una obra publicada en 2011 en la que diferentes autores consagrados y noveles conjugamos géneros y estilos con la singularidad de que la obra se llevó a cabo en colaboración con la Universidad de Sofía, se tradujo al búlgaro y fue publicada en ese país del este de Europa. A esta antología siguió una saga de mayos temáticos, una colección de  nuevas antologías monotemáticas dedicadas a temas candentes como la crisis (2012), la corrupción (2013) y la violencia de género (2013). En todas ellas he participado mientras sigo trabajando en mi segunda novela que, por diversos motivos, he mantenido aparcada más tiempo del que habría deseado aunque se encuentra ya en una fase muy avanzada.

Como resumen de mi experiencia con Atlantis, quiero manifestar que cuando han surgido problemas, el contacto con el editor (a quien poco a poco he considerado un amigo) siempre ha sido directo, fluido y resolutivo, de tal modo que cuando ha estado en sus manos los ha resuelto y cuando los imperativos de su marco de actuación no se lo han permitido, siempre ha tenido la franqueza de decirme hasta donde podía llegar. Y esto es siempre de agradecer.

Como colofón, reseñaré que desde enero de 2014, J.D. Álvarez ha decidido apostar fuerte dando un giro en su filosofía de la relación autor-editorial al renunciar a la coedición. Se trata de un cambio  que beneficia al autor porque no le obliga a invertir en la edición de sus obras y ser el editor quien –como sucede en las editoriales consagradas– corra con todos los gastos una vez decide apostar por cada libro que considere interesante.

Montagud

(Alberto Soler)

Gabriel Monte Vado, escritor que publica en Ediciones Atlantis

Gabriel Monte Vado, escritor que publica en Ediciones Atlantis: “Mi opinión sobre Ediciones Atlantis

Cuando terminé de escribir mi primera novela me propuse que no acabara acumulando polvo en algún olvidado cajón. Los comienzos no fueron nada fáciles, perotras el despegue y una vez tomada la altura adecuada y cogida la velocidad de crucero, la experiencia fue muy agradable. Disfruté enormemente, porque yo, como muchos otros, escribo por puro placer. Pero fue con el aterrizaje cuando volví a la cruda realidad: después del esfuerzo realizado ni siquiera había gente que se tomaba la mínima molestia de leer al menos un capítulo de la obra. Sencillamente decepcionante.

Comenzó entonces el proceso de enviar correos a las principales editoriales y agentes. La respuesta de las primeras fue unánime: me agradecían amablemente que hubiera recurrido a ellas, pero sentían no poder atenderme. En cuanto a los agentes literarios, algunos me contestaron más o menos lo mismo –la mayoría−, y unos pocos incluso me pidieron dinero simplemente por leer el texto, eso sí, con la promesa de corregirlo: lo normal sería leerse las primeras páginas y ver si vale la pena seguir, los autores sólo pedimos eso y no creo que sea mucho pedir.

Que haya alguien dispuesto a editar obras de escritores noveles y que siga apoyándoles posteriormente con el poco margen de beneficio que actualmente tiene el mercado editorial, es muy de agradecer, más aún cuando no reciben ningún apoyo institucional, todo lo contrario, y tienen que luchar contra intereses creados y afianzados a lo largo de los años en el mercado.

La experiencia con ediciones Atlantis ha sido muy buena. La editorial se está convirtiendo en una competidora peleona capaz de plantar cara a editoriales de renombre, editando además productos literarios de alta calidad. En mi modesta opinión, los autores de Atlantis no le tienen nada que envidiar a nadie.

Puedes encontrar “En la boca del León”

Gabriel Monte Vado

portada Guardianes del falso eden_media

José Vaccaro y su experiencia con Ediciones Atlantis

José Vaccaro y su experiencia con Ediciones Atlantis

Un ya lejano 2009 envié a Ediciones Atlantis el manuscrito de mi novela “Ángeles negros”. Al hacerlo seguí la estela de mi buen amigo Ramón Valls que, haciendo de buque rompehielos, y después de contactar con varias editoriales, había elegido Atlantis para publicar “Te ordeno que vivas hoy”. Un mes más tarde recibí un informe de lectura de Jota –así es como llamamos a J. D. Álvarez-, manifestando su disposición a publicar “Ángeles negros”. Tras el correspondiente ajuste tipográfico y la discusión sobre la portada, el libro estuvo en las librerías en otoño de ese año 2009.

En la presentación de la novela de Ramón, que se hizo en la desaparecida Librería Catalonia, tuve la oportunidad de conocer a Jota en persona. Soy de los que pienso que, por mucho mail y Facebook, el contacto directo es insustituible a la hora de establecer lazos duraderos y sintonizar o desintonizar con los demás. Mucho más cuando el material en juego es algo tan etéreo y a la vez tan sensible cual son unas manchas de tinta sobre un papel en blanco: un libro. Acompañados de unos frutos secos y un chato de vino rancio, que la librería aportaba para hacer más ameno el evento literario, hablamos de lo divino y lo humano y de mi novela. Diría, para expresarlo en términos coloquiales que, con los buenos oficios de Ramón Valls, nos caímos bien.

Y colorín colorado ese día fue el comienzo de una larga amistad basada en la seriedad y el respeto mutuo, yo hacia su visión empresarial y él a mi trabajo de inventor de historias y personajes. Fruto de ello ha sido la publicación de otras cuatro novelas mías: “La Vía Láctea”, “La Granja”, “Catalonia Paradís” y “Tablas”. ¡Ah!, y con la satisfacción por mi parte de que“Ángeles negros” obtuviera el Premio Isla de las Letras. Sin la ayuda y el soporte de Jota eso no hubiera sido posible.

Ediciones Atlantis es una editorial de tipo medio que, aparte de contar con firmas consagradas, apuesta por nuevos escritores, lo hace con temas comprometidos y políticamente incorrectos –“La Vía Láctea”, mi segunda novela, trata del canibalismo infantil, y “Catalonia Paradís” de la corrupción urbanística en Cataluña-. En los tiempos que corren la literatura, y en particular la novela negra, que es mi género, está obligada a jugar un papel, al tiempo que de enriquecimiento cultural y personal, de conocimiento de cómo funciona, se mueve y quien mueve al mundo que nos ha tocado vivir. Es bueno que los libros, además de entretenernos, nos hagan perder la inocencia –por emplear la frase de Gustavo Vidal, el prologuista de mi novela “Tablas”- y nos muestren el lado oscuro de la fuerza.

Ediciones Atlantis está en ese camino. Ejemplos son “Descansen en paz” de Carmen Baena, “Ciudad en llamas” de José Luis Muñoz, “Alfil blanco, peón negro” de Alonso Holguin o “Guardianes del falso edén”, de Gabriel Monte que he tenido el placer de leer y prologar. Tramas todas ellas con una importante carga personal y amplia experiencia de los autores sobre aquello que escriben. Y también, ¿por qué no decirlo?, de denuncia incómoda para todas las formas y manifestaciones de poder (económico, judicial, medioambiental, político, policial…)

Otra de las cosas que permiten a Jota comprender a los escritores –unos bichos raros, hoy mi experiencia lo puede afirmar, como dice el tango-, es que él mismo lo es: “Fantasmas de Kensington” es una de sus novelas, basada en el personaje de Peter Pan y su entorno. De manera que, en esa doble faceta de escribidor y editor, y parodiando a Terencio, puedo decir y lo digo que nada del mundo de las letras le es ajeno.

Las antologías publicadas por Atlantis denunciando la corrupción o la violencia de género son foros y plantel de nuevas firmas que a través de relatos cortos asoman con fuerza en el mundo de las letras. Un semillero de futuras plumas enmarcadas en una visión plural y poliédrica del tema que tratan.

No puedo olvidarme tampoco de la promoción internacional que Ediciones Atlantis desarrolla en beneficio de sus autores. En mi caso ha significado la traducción y publicación de “La Vía Láctea” y “La Granja” en Bulgaria, aparte de una antología de relatos en colaboración con la Universidad de Sofía en la que hemos participado varios escritores de la editorial.

Finalmente mencionaré el club de lectura de novela negra que mano a mano Ramón Valls y yo llevamos a cabo en la Cárcel Modelo y en el Centro Penitenciario de Tarragona –situado justo enfrente de El Corte Inglés, ironías de la vida-, con el soporte económico y de medios de Ediciones Atlantis. Cada quince días pasamos los cuatro filtros enrejados que separan la acera de la calle del interior de esas cárceles, atravesamos el patio en donde se están jugando, cruzados, partidos de fútbol sala y baloncesto –el espacio no da para más-, subimos hasta un tercer piso donde está la biblioteca, y compartimos una hora de literatura con los internos. Creo que no tardaremos mucho en abocar las historias que allí conocemos y que comprenden y tienen por protagonistas, aparte de toda la picaresca imaginable, a unos personajes y unas formas de entender la vida en las antípodas de lo que ocurre y rige a la sociedad extramuros de aquellos recintos amurallados. Allí nos damos de bruces, aparte de con la negritud del Código Penal al completo, y también, sorprendentemente con la poesía. Y siempre con la nostalgia por parte de los de dentro de eso que los de afuera no valoramos como se debe y que es la principal carencia de los que están allí encerrados: la Libertad.

DSC_0351

José Vaccaro Ruiz

José Cabrera: Razones para trabajar y publicar con Atlantis

José Cabrera: Razones para trabajar y publicar con Atlantis

Es médico y forense de prestigio internacional, publica con Ediciones Atlantis.

2010-03-31_IMG_2010-03-24_00.15.41__XV088CP001.jpg

30 años después de mi primer libro publicado y 15 editoriales más tarde de empezar mi andadura en ese complicado mundo de la publicación, son menos las razones técnicas y/o de conveniencia las que me importan para trabajar con una Editorial, y más las humanas.

Este es el caso de mi implicación con Atlantis, el compromiso de estar junto a personas que lo que tienen les ha costado mucho esfuerzo, que casi no cuentan con apoyos y que nadan en un mar de tiburones en el que siguen asidos a un madero flotante.

Son este tipo de Editoriales las que te compensan, lejos de las ganancias (casi siempre escasas) porque te acompañan, sufren contigo y sobretodo sacan adelante ideas que a los “grandes” no interesan pero sí a la gente, estas Editoriales son con las que estoy.

José Cabrera Forneiro

portada-CSI-Kennedy(1)

Angelique Pfitzner cuenta su experiencia con Ediciones Atlantis

Angelique Pfitzner cuenta su experiencia con Ediciones Atlantis

Al clamor de estas letras, mi más profundo agradecimiento a Ediciones Atlantis. Una vez escribí: “Los sueños son el motor de la vida”. Cuando estos sueños se hacen realidad es un regalo, en mi caso de la mano de Atlantis.

La editorial me ofreció la oportunidad de ver mis historias publicadas, me abrió la ventana al mundo, acortó las distancias, acercó a las personas a mi pluma y me brindó cruzar el umbral de mis miedos.

Ellos siempre en forma de inseguridad, de pensar que jamás mis letras gustaban, se levantaban y vetaban mi volar. J.D. Álvarez, el editor de ediciones Atlantis confió en mí. ¡Gracias! No existe mayor satisfacción personal que el crecimiento de uno mismo y es precisamente lo que día a día realiza esta editorial.

Su tesón, lucha, apoyo, perseverancia, profesionalidad y sobre todo su valor humano hacen que podamos seguir adelante. Forja nuestro caminar, el avanzar y sentir en cada publicación la esencia de nosotros, los escritores, eternamente entregada al lector. 

Angelique Pfitzner

Angelique Pfitzner

Javier Alcayna relata su experiencia con Ediciones Atlantis

Javier Alcayna relata su experiencia con Ediciones Atlantis

A la hora de hablar de Ediciones Atlantis, me apetece destacar aquí los principales aspectos que partieron de la editorial para promocionar mi novela y por los que le estoy especialmente agradecido:

  • La editorial me propuso hablar de mi novela en dos programas de radio, y me consiguieron reseñas en dos periódicos digitales y en un blog literario digital.

  • Gracias a la editorial participé en el Festival Literario Atlantis de Chinchón y, sobre todo, en la Feria del Libro de Madrid.

  • Me han apoyado en otras iniciativas que yo he propuesto, como acceder a los talleres de lectura de una biblioteca pública para la que la editorial donó quince ejemplares de mi novela.

Estas son algunas cosas concretas que he vivido gracias a Atlantis y con las que he disfrutado mucho; por ello, quiero aprovechar este espacio para reconocer el trabajo de sus empleados, así como su simpatía y su cordialidad.

Javier Alcayna

JavierRAlcayna

Ainara-Maider del Olmo y Abedul cuenta su experiencia con Ediciones Atlantis

Mi experiencia con Atlantis, por Ainara-Maider del Olmo y Abedul.

El pasado martes, caminando hacia el trabajo me paré frente a una librería y allí estaba. Mi tercera novela. Sonreí estúpidamente y saludé a la dueña de la librería que estaba dentro colocando unos libros que acababa de recibir. Obviamente, no sabía quién era yo. Me devolvió el saludo, algo confundida. Mi tercera novela…

Todo fue pura casualidad. Una vez redactado mi primer texto, una amiga me convenció para enviarlo a una editorial. Total, el NO, ya lo tenía. Así que busqué en internet una editorial y la primera que apareció fue Atlantis. Lo envié y al cabo de un par de meses recibí una carta comunicándome que les había gustado. No sabía si pensar que era una broma, o una mala pasada. Era cierto. Atlantis quería hacerse cargo de la publicación de mi primera novela.

Me involucraron en la creación de las tapas y la publicidad. Se volcaron en mi obra y en mi persona. Tuvieron en cuenta mis opiniones y las pusieron en práctica. Fueron cercanos y me sentí totalmente arropada por ellos en aquellos meses de alegría y felicidad, en los que iba como pollo sin cabeza de un lado para otro.

Me dieron una oportunidad única y por la que les estoy muy agradecida. Confiaron en mi obra y confiaron en mí, y eso, en los tiempos que corren, no tiene precio. Se atrevieron a publicar un texto de una joven, (por aquel tiempo era joven, ¡qué tiempos aquellos!), se atrevieron a invertir en mí, me tendieron su mano para ayudarme a crecer como persona y como escritora. Me animaron a seguir escribiendo, aunque ellos no fuesen los que me publicasen. Se convirtieron en mi familia literaria.

Estas líneas no llegan siquiera a valorar mínimamente el esfuerzo diario que realiza Atlantis para hacer que sueños como el mío, el de ver mi texto publicado en papel y en las librerías, se haga realidad. Mis palabras no llegan a contabilizar las horas de trabajo que hay tras cada libro que editan. Mi experiencia con Atlantis ha sido fabulosa, entrañable, cariñosa y afectiva. No me he sentido como uno más. Me he sentido su autora. Como si yo fuese su mejor obra, su mejor autora.

Foto-Ainara-del-OlmoBYN-131x150