“AL OTRO LADO DEL EXTREMO”, de Shaidy en Ed. Atlantis

“AL OTRO LADO DEL EXTREMO”, de Shaidy en Ed. Atlantis

El inicio de esta historia es…

1

Hace trece meses que viví la peor experiencia con Rafa. Hace exactamente un año y un mes que Rafa me mostró hasta dónde podían llegar sus demonios y de qué manera podían llegar a poseerle, de tal forma que no le podían dejar ver que violaba a la persona que más ha amado en su vida.

Siempre he sabido que me amaba, son esas cosas que una mujer es capaz de ver en la mirada del hombre con el que duerme, vive y con el que hace el amor. Todo hubiera sido perfecto de no haber sido por su debilidad, desde que Alfonso se encargó de liquidar nuestros sueños, Rafa se había sumido en un mundo paralelo, en su infierno particular sin dejar lugar al razonamiento, sólo abandonarse a su ira, su miedo y su rabia.

Me ha pesado mucho todo lo ocurrido en mi vida desde que conocí a Rafa. Pero de alguna manera no le he reprochado nada. Desde el día que apareció por la inmobiliaria con esa melena y sus profundos ojos verdes, que me acaramelaron, no he podido resistirme a él. Durante toda mi vida había evitado a hombres que llevaban el cartel de ‘problemas’ escrito por todo su rostro, pero Rafa era especial. En él existía lo que en otros en su lugar no había, deseos de luchar. Era la primera vez que me veía a merced de mis sentimientos y dejando correr el entusiasmo por mis venas, no quise contenerme en amarle, quería ir más allá. Me puse una venda en los ojos y me dejé llevar por su fuerza.

Nunca me he arrepentido, creo que si no hubiera conocido a Rafa no hubiera tenido la dicha de haber sentido el amor verdadero. Todo lo que Rafa simbolizaba era la pura esencia de lo más carnal.

Su carácter débil oculto en su escudo de ser una persona fuerte e invencible, su sonrisa que recordaba a la de un niño, su manera de entender la pasión y de entregarse a ella, su agonía interior que fortificaba su personalidad inestable, su sinceridad a la hora de confesar lo que en su interior había, sus ojos que en ellos había escritos la necesidad de dejar de existir y la ilusión perdida del vivir. Era una mezcla agridulce la que Rafa poseía, una frenética mezcla que hacía que quererle fuera insuficiente para hacer florecer su lado más bueno.

Me hubiera gustado poder amarle más, es difícil amar tanto como se siente, es un sufrimiento agradable amar tanto y no lograr demostrar cuánto.

En estos trece meses han ocurrido muchas cosas en mi vida, todas las vivencias han tenido que ver de forma directa e indirecta con Rafa. Por mucho que me hubiera empeñado en descartar a Rafa de mi vida, no lo hubiera conseguido nunca, he sentido un amor con el añadido de sentir compasión por él que pocas personas puedan haber sentido por nadie.

Cuando Rafa se vio poseído por el mismísimo diablo, sentí miedo y terror, pero curiosamente debido a lo que he sentido por él y por procurar no ver su rostro endiablado, las secuelas han sido suaves, y como por un capricho del destino, milagro o mensaje, siempre ocurre algo bueno.

 

 

 

Sigue la historia

Tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.